Proyectar al Mundo

Estamos en relación constante con el mundo, con nuestro entorno. Notamos que hay algo ahí fuera, desde nosotros percibimos a través de nuestros sentidos que existe algo. El siguiente paso será especificar qué exactamente existe.

Una vez que identificamos qué cosas específicas existen lo que hacemos es medirlas. Si estamos en nuestro salón, podemos identificar los enseres que existen, y los enjuiciamos como que son de tela, color amarillo, madera, rectanculares…y todos estos datos los podemos objetivizar, es decir, otra persona sentada en el salón de mi casa puede llegar a describirlo en estos términos.

Ahora bien, cuando en un paso más allá establezo que «estoy sentado en el precioso salón de mi casa, sentado en el cómodo sofá», lo que estoy es describiendo mi respuesta en mi experiencia subjetiva. Es decir, etiquetas como «comodidad», «precioso» no forman parte del sofá en sí, ni del conjunto de cosas que forman el salón de mi casa. Otra persona, en mi mismo lugar puede tener como resultado una experiencia completamente opuesta e igualmente válida.

Lo que hacemos es una proyección de nuestro sentir a las cosas que existen en el mundo, como sí las características de mi experimentación formasen parte del objeto en sí. Y esto no es válido sólo para objetos, lo hacemos también con personas: «es una persona muy guapa y maravillosa» . También con acontecimientos «el football es un bien de interés cultural»

Esta distinción nos puede resultar muy útil para adoptar una precaución sobre cómo yo experimento el mundo y sus cosas, cómo verifico que eso que estoy experimentando es así y también aprender que habrá tantas respuestas al mundo y tan variadas como personas permanecemos en contacto con él.

Deja tu comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Consultas Adaptadas a Cualquier Economia

CONTACTA AHORA