Aprendizaje Experiencial

Sigo habitualmente el blog de un físico que habitualmente nos comenta cosas relacionadas con el medio ambiente, ciencia, tecnología y su relación con el entorno en el que ahora mismo vivimos. Lamentaba en su última entrada que a pesar de muchos artículos y conferencias, los asistentes olvidavan el contenido de ellos y volvían a repetir el esquema mental con el que habían entrado…y todo resulta muy lógico: falta identificar y experienciar el aprendizaje.

Cuando encontramos una dificultad, tenemos que lidiar con «eso» que encontramos y lidiar con ello, pero no representa que la dificultad haya finalizado. Cuando manejamos un problema, en el fondo mantenemos más de uno, ya que por lo pronto mantendremos la situación problemática para nosotros en sí, y por el otro nuestra dificultad en resolver la propia dificultad. Si yo mantengo un problema a la hora de proponer un asunto de mi interés con mi superior jerárquico, ese es un asunto que he identificado, y que puedo solventar, ahora bien, superada la dificultad en enfrentarme a la situación, no significa que la misma me esté dando herramientas para plantear la cuestión que yo quiero proponer a este superior, es decir, la gestión del cómo voy a plantear la cuestión en sí.

Este físico señala tres dificultades que están interfiriendo en el desarrollo de un cambio de paradigma a la hora de plantear muchos desafíos actuales; a saber: dependencia de una jerarquía que nos señale el camino, creencia en una idea mítica de unos recursos infinitos en el planeta así como la idea de un desarrollo de la ciencia de una forma lineal: causa-efecto.

Bien, cualquier persona al leer alguno de sus artículos o asistir a alguna de sus conferencias, puede estar conforme de una forma intelectual y ya esto es muy útil, ya que la persona está ejercitando: la escucha, abrirse a nuevas ideas, curiosidad…, aunque claro, que yo comprenda algo, no significa que esté identificando cómo eso ocurre exactamente en el mundo, como las personas que creamos esos paradigmas los desarrollamos y cómo los podemos modificar y avanzar. Es lo que suele ocurrir con el conocimiento teorico.

Hay que pasar por la identificación de esos planteamientos en nuestra experiencia personal real, después investigar cómo eso lo estoy trasladando yo personalmente al mundo, cómo estoy contribuyendo y después de hacer acopio de herramientas para poder modificar mi experiencia personal; y todo esto es muy sencillo de comprobarlo: a través de la verificación experiencial, en el mundo real con experiencias personales reales.

Deja tu comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Consultas Adaptadas a Cualquier Economia

CONTACTA AHORA