La Perfección

En nuestro movernos por el mundo constantemente estamos haciendo cambios. Podemos abrirnos a notar los mismos, y tú mismo lo puedes hacer desde ya: ¿donde te moverás cuando termines de leer este blog?: eso es un cambio, ¿qué postura has adoptado leyendo este blog con respecto a la que antes mantenías?: eso es otro cambio, ¿qué comprensión o consideración estás adoptando al leer este blog?: cada uno de ello son en sí un cambio.

Estos cambios una vez identificados los podemos clasificar, agrupar en torno a características comunes. Uno de los criterios que podemos adoptar es el de atender a los de un tipo que vamos a denominar: Mantenimiento, que pueden representar aquellos que nos permiten que las cosas se mantengan igual: limpiar el hogar, cuidar la higiene personal, vigilar el mantenimiento del vehículo, mantener nuestra formación en el trabajo, cuidado de la familia…son cosas que hacemos, que en sí representan un cambio con respecto a cómo las encontramos.

Durante estos últimos días, he formalizado una «limpieza oficial» en mi hogar, que cabe dentro de la tipología de un cambio de mantenimiento. Una vez que para mí habia desempeñado con exito el mismo, recibí la visita de un familiar, que señaló su juicio poco satisfactorio con el mismo. Entrando en el detalle señaló los aspectos que yo no había atendido en la limpieza. Yo había abordado la limpieza desde un criterio, prioridades, dándo por válido un estado de las cosas. La otra persona incluso las que yo había abordado desaprovaba el cómo lo había hecho e incorporaba en su notar las que no estaban incluidas.

Para mí esta persona su búsqueda la estaba haciendo desde un criterio de perfeccionismo y que en sí es una fuente de constante insatisfacción en el mundo. Siendo conocedor de su forma de relacionarse con estos cambios de mantenimiento, las cosas para esta persona una vez atendidas en estos menesteres muy rápidamente se mueven a la necesidad de otra intervención, ya que en el mundo vuelven a permanecer de una forma poco apropiada. Es decir, puede proceder a la limpieza de una habitación hasta el más minimo detalle, y en breve volverá a ocuparse de ella.

Si me entreno en una forma de notar cosas en el mundo en eso conseguiré ser un experto. Aquello a lo que atiendo, es aquello que emergerá en el mundo. El tiempo que dedico a algo, necesariamente habré de restarlo de otras atenciones. El desafío es mantenerme en el mundo atendiendo a todas las areas haciéndolo siendo consciente de cual es mi estándar de satisfacción con ellas.

Deja tu comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Consultas Adaptadas a Cualquier Economia

CONTACTA AHORA