Teoría sobre Adicciones

Comentaba Elías que él hacia diez años que había pasado por un proceso que le llevó a optar por otros caminos, que no eran el alcohol, como forma de «compensar» un grado de satisfacción y significatividad en su vida que no había generado. El no me daba la versión que yo ahora simplifico, él simplemente se limitó a decirme que «había dejado el alcohol»

Elías generó otras formas -como comento- de alcanzar esa «significatividad vital» que él quería alcanzar, y como no le han dado resultado ha vuelto a recurrir a lo que ya conocía «el alcohol». Cuando lo ví y en una conversación que no estaba enmarcada en un contexto de trabajo terapéutico, se quejaba que la persona que lo está asistiendo: «no lo escucha» y que se limitaba a decirle «lo que a él le pasaba». ¿Cómo puede una persona decirle, interpretar lo que le pasa si no lo escucha?; pues muy fácil y simplificado: aplicando lo que la teoría dice al respecto. Si tengo un martillo, voy dando martillazos por todos lados que algún clavo encontraré.

Afortunadamente las personas tenemos formas muy distintas de organizar las cosas porque creamos modelos del mundo distintos. No todos tenemos en nuestros procesos vitales los mismos ingredientes en nuestro entorno, y cada uno de estos elementos les ofrecemos una utilidad, una significación y un valor muy distintos que nos llevan a organizarlos también de forma distinta. Por lo tanto podemos generar la falsa sensación de que hemos «comprendido algo» simplemente con etiquetar a una persona de una determinada forma, olvidarnos de ella e irme a lo que la teoría dice que hace y los motivos para hacerlo, y ya puestos para la solución también recurrir a los mismo sin tener en cuenta si esas «medidas correctoras» encajan o no y cómo lo van hacer en el modelo del mundo de la persona.

Es muy probable que en más de una ocasión hayais escuchado aquello de que: «un fumador lo es para toda la vida», «que un alcohólico lo es para toda la vida», aunque ya no desarrolle la conducta. Y estas cosas de equiparar, en este caso, conducta e identidad es muy peligroso, y si lo piensas ridículo. Es decir, ¿cómo puedo ser una persona «madrugadora» si me paso todo el dia en la cama?, también es muy sencillo, alguien en un momento dado decidió que «yo era una persona madrugadora», me etiquetó como tal y esa fué la identidad con la que me he presentado. No se atiende a lo que se hace, sino a lo que la teoría sobre mi persona está diciendo.

Deja tu comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Consultas Adaptadas a Cualquier Economia

CONTACTA AHORA