Adaptación al Cambio

Constantemente estamos de una forma consciente o inconsciente haciendo una evaluación, una supervisión de nosotros y adaptarnos a la demanda. Si tenemos más o menos frío, si nos sentimos hambrientos, cansados y necesitados de dormir…Esta habilidad la trasladamos también al entorno en el que vivimos, y ahí pueden generarse evaluaciones poco certeras.

Valoramos la estabilidad de las cosas ya que en ella encontramos seguridad, y trabajamos para que las cosas permanezcan como «siempre las he conocido» por lo que adaptarme a un cambio en mi «estatus quo» puede implicar un desafío. Una parte de razón la encontramos ya que en general desarrollamos un sentido del cambio a partir de acontecimientos que para nosotros mantienen una relevancia, es decir, monitoreamos el cambio a base de identificar «picos de cambio» y no tanto como un proceso continuo al que estamos respondiendo constantemente, como comentaba en la entrada de esta reflexión.

Si desarrollas la habilidad de «seguirle la pista» al entorno, en el cómo ha llegado al presente y continua su proceso, estarás en disposición de notar hacia donde se puede mover, y tú con él. Los entornos cambian y necesitamos adaptarnos al mismo, o de lo contrario no sobrevivimos…¿te suena de algo este planteamiento?, aquello que no sobrevivie el más fuerte, sino el que mejor se adapta, porque siempre hay cosas que nosotros no podemos controlar y están más allá de nuestro ámbito de influencia.

Estoy hablando de «habilidades» y como tal se pueden aprender. Como sugerencia te puedo comentar que esto forma parte de mi trabajo, y que decidir involucrarte a nivel personal en el mismo te puede ser muy útil garantizándote de mejores herramientas para continuar desarrollándote dentro de tu modelo personal de ser y estar en el mundo.

Deja tu comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Consultas Adaptadas a Cualquier Economia

CONTACTA AHORA