Modelos de Identidad

Hoy precisamente, he enlazado un artículo de Tim Ingarfield, donde retóricamente se preguntaba ¿porqué modela?, y como respuesta de fondo sólo había una, y es que  somos modeladores naturales, y no hacemos como seres humanos otra cosa que modelar

Esta misma reflexión plantea un modelo, el blog que he elegido plantea un modelo, la forma en la que ahora mismo estoy escribiendo plantea un modelo, la elección del tema de este blog plantea un modelo y una forma de estructurarlo, y así podemos ir extendiendo la cosa y llegar a entender que todos nos vivimos a través de un modelo que hemos creado de nosotros mismos, y tambien de otros muchos que se nos han facilitado. Y este es el fondo de la cuestión.

Como comentaba Tim, a mi también el DBM y su metodología, me ha facilitado herramientas para poder notar los modelos que vamos generando de nosotros y por extensión del mundo, como una forma de dar sentido al mundo y a nosotros mismos. Estos modelos los hemos ido aprendiendo a lo largo de nuestro desarrollo, de forma natural, otros de forma intencionada, inducida a través de la educación, de nuestro entorno social, familiar, saberes, etc…y también se nos indujo un modelo de cómo pensarnos a nosotros mismos, que incluye no sólo el cómo pensarnos, sino el qué pensar de nosotros.

Y esto es la fuente de muchísimos problemas, porque el qué pensar de nosotros mismos y el cómo pensarnos a nosotros, se hace a través de modelos de valoración que su énfasis de verificación lo colocan en que el llamado «ser tú mismo», que lo será en función de si cumples o no con el modelo que se te ha anticipado de tí. Si lo cumples se te aprobarán y aceptará; o se reprimirá y castigará, si no lo cumples. Ejemplo: «si eres un niño bueno y obendiente al modelo que se te impone, tendrás afecto y aprobación, si no es el caso rechazo y castigo», de lo que se te inducirá a pensar «que eres bueno o malo» en función de si has cumplido exitosamente con el modelo. Con el tiempo asumimos, estos modelos y nos lo auto imponemos a nosotros mismos, confunciendo la conducta con el ser. Es el proceso de domesticación y sociabilizacion.

Claro que necesitamos modelos de cómo actuar, cómo comportarnos según el contexto, porque eso nos facilita la convivencia y el saber qué hacer en unas determinadas circunstancias. Pero una cosa es eso, y otra muy distinta, es desplazar mi valor e identificación personal a eso que estoy haciendo a través de un modelo, que en el fondo, es ajeno a mi.

Si aprendo a conectar conmigo, y a mirar, poner mi atención desde el «centro» donde yo puedo ver el modelo que en ese momento estoy desempeñando, y lo que de hecho está ocurriendo; estoy aprendiendo a vivir más mi «autenticidad», como un ser único que está manifestándose en el mundo, desarrollando su afectividad e inteligencia; y desde ese «centro» poder eliminar, modificar o desarrollar los distintos modelos que utilizo para la vida concreta. Eso sí, sabiendo que una cosa es el modelo que elijo utilizar y otra muy distinta mi identidad como ser de energía, afectividad e inteligencia.

Esto que comento, no es algo a intelectualizar o escuchar sin más, a asumir porque sí, no tiene nada que ver con una ideología, unas creencias, una Fe…es algo que se puede comprobar, que podemos tener un contacto con esta realidad. Y esto también lo facilito a través del trabajo que desarrollo, a las personas genuianamente interesadas en conocer su identidad, más allá de los modelos que se han creado de sí mismas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Consultas Adaptadas a Cualquier Economia

CONTACTA AHORA