Metáforas

Una de las formas que tenemos para modelar el mundo es a través de las metáforas y nos pueden ser muy útiles como una comprensión temporal del mismo. En nuestro caminar cuando encontramos algo que no conocemos con suficiente detalle el qué es o cómo funciona, lo que hacemos es buscar «a lo que se parece…», «su funcionamiento parecido a …»; buscamos algo con lo que compararlo que nos pueda ayudar.

La cosa se complica cuando la tomamos en su integridad olvidamos que es una metáfora, y la asumimos como parte del funcionamiento del mundo. Que alguien se parezca a otra persona no significa que sea esa persona, que Freud utilizara la etiqueta «energía siquica» para explicar algunas cosas sobre la mente no significa que la «energía siquica» exista, que yo pueda tener un sentido del mundo «como un lugar donde el peligro acecha en cada rincón como si estuviese atravesando una jungla», no significa que el mundo responda de esta forma; están funcionando como metáforas.

Aquí lo relevante puede resultar el explorar las metáforas que utilizo en mi vida diaria, y notar el efecto que sobre la misma tienen. «El compañero de trabajo que es como una araña tejiendo su red para comprobar quien cae en ella», «mi familia tan absorvente como un remolino», «el nuevo proyecto tan lleno de peligro como un campo de minas» … ¿qué significa para mí esa metáfora?,  ¿qué quieren decir exactamente?, ¿cómo afecta la relación que mantengo con las cosas?, ¿me relaciono con ellas directamente, o con la idea que tengo a través de la metáfora?

No sólo las metáforas negativas pueden resultar limitantes, también las aparentemente positivas: «el mundo es un lugar donde encontramos todo lo que necesitamos y sólo tenemos que pedírselo al universo», «mi trabajo es tan seguro como un reloj suizo»… están negando la probabilidad que en el mundo no encuentre aquello que necesito o que el trabajo pueda pasar por una crisis o eventualmente desaparecer.

No hay aquí hueco para desarrollar, aunque sí para destacar la utilidad de una metáfora como una forma de hacer asociaciones inconscientes que me pueden resultar muy útiles para funcionar.

Te prepongo que explores por ejemplo tres metáforas que suelas utilizar, ¿qué implicaciones tiene?, ¿con qué las asocias?, ¿te són utiles?, ¿qué están cubriendo?, ¿qué están negando?, ¿cómo puedes introducir mejoras?…Mantén tu atención y tomarás conciencia de la cantidad de cosas que nos explicamos de una forma metafórica: «necesito un café para despertar», ¿te suena?

Deja tu comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Consultas Adaptadas a Cualquier Economia

CONTACTA AHORA