Estándares y Realidad

Entre los regalos recibidos por una niña de 8 años en un dia «muy importante en  su vida», según la versión de los amigos y familiares, perfectos lectores de la mente de la niña ya que llegan a ese juicio sin haber verificado en la protagonista -la niña- la importancia para ella; digo que, entre esos muchos regalos se encuentra un «móvil de última generación al día de hoy- Pues bien en una generosidad sin límites, la compañía reduce un 75% el precio del móvil, ya que se trata de una niña.

Todos en nuestra vida generamos estándares con los que vamos a medir las cosas que hacemos. Estos estándares los creamos en base a una idealización de la cosa con la que nos relacionamos. Esta niña se está entrenando para generar un estándar en base al móvil que ya dispone, y dependiendo de las características del mismo así será la adquisición de la próxima renovación, y existen muchas probabilidades que la renovación responda a otro móvil de última generación en la epoca futura que se renueve, y no a otro de prestaciones inferiores -aunque también pudiese ser el caso-

Se habla constantemente de «crisis social, político, económica» y generamos inquietud, inseguridad…y buena parte de ella, está basada en el temor a una rebaja del estándar que en un nivel económico, laboral, de bienestar social en ese momento se disfruta, pero que cuando se tiene no se valora, porque pareciera que forma parte del mundo en sí.

A casi todos en esta sociedad nos parece de lo más «normal» llegar a la cocina y abrir un grifo y que salga agua; encaja con el estandar de lo que esperamos encontrar, y no lo valoramos; hasta que vamos a un lugar donde eso no existe, y nos damos cuenta que ese estándar puede modificarse; y que en muchos medios de comunicación, personas…existe el temor a la pérdida, aviva en nosotros la angustia de crear otra realidad.

La generación de otro estándar significa eso, que habré de gestionarme en otras circunstancias y con otras herramientas adaptándome a la realidad. Lo poco útil y un tanto peligroso es alejarme de la realidad, negar la realidad, para crear un estándar en el futuro posible de alcanzar, pero con muy pocas probabilidades de realizar.

Deja tu comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Consultas Adaptadas a Cualquier Economia

CONTACTA AHORA