Destino

Durante algunos años estuve involucrado en el trabajo de «desarrollo personal» con una persona que me hablaba acerca de un supuesto «destino universal del que todos formamos parte», junto con otro «mantra» que era el relativo a que «la vida a cada uno nos pone en nuestro sitio»

Cuando buscaba evidencias de estas dos afirmaciones podía identificar muchas, ya que hay muchas situaciones que dependen de la interpretación y significación personal que le damos y que podemos contectarlas con este supuesto «destino»; aunque claro, también las podemos falsar de igual forma, y resulta también legítimo y conectado. Por ejemplo, si a alguien «gana una cantidad considerable de la lotería», podemos deducir que «estaba marcado en su destino», y después la gestión del mismo, si ha sido acertado,  decir: «que en su destino estaba escrito» al igual que podemos decir lo mismo, si la gestión de ese dinero no es acertada.

Por este camino se llegan a «aceptar» cosas que para mí no lo son. Por ejemplo, que alguien no haya disfrutado de una infancia especialmente «idealizada», se puede justificar con que «en su destino está el mantener esa infancia, como fuente de aprendizaje a lo largo de su vida» , con lo que cabe preguntarse si todas las personas que utilizan su propia vida como una fuente de aprendizaje consciente, han tenido una infancia poco afortunada.

He conectado con todo este asunto a partir de la noticia que a un político valenciano, inmerso en un caso de corrupción monumental en el que supuestamente hay millones de euros de enriquecimiento ilícito, además «le ha tocado la loteria de navidad». Si atendemos a que «la vida pone a cada uno en su sitio», está claro, que de existir tal criterio a una cosa denominada «vida» ajena a nosotros como un ente con existencia autónoma,, digo ese criterio, es bastante arbitrario y más que cuestionable.

¿Que de nuestra existencia podemos aprender?, sin ninguna duda, ¿que muchas de las cosas que han ocurrido, ocurre y ocurrirán podemos influenciarlas?, también, ¿que de alguna forma hay una parte de nuestro futuro que está influenciado por muchas de las direcciones vitales que mantengo en mi vida en todas las areas?, me parece que hay mucha evidencia de ello; pero esto es algo, que puedo verificar, que puedo manejar.

Decir «que a cada uno la vida nos pone en nuestro sitio», es dejarnos en un papel completamente pasivo, ya que si eso es así, ¿para qué voy a movilizar nada, si ya la vida por sí sola lo hará conmigo?; además de la perversión que este elemento introduce al valorar muchas circunstancias que son inaceptables y que no es justificable atribuir a un «destino vital»
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Consultas Adaptadas a Cualquier Economia

CONTACTA AHORA