Cabalgando a la Solución

Nos vamos movimiendo por el mundo, y para ello nos valemos del modelo que hemos creado acerca del mismo. Los juicios que establecemos y proyectamos en el mundo, forman parte de mi modelo del mundo, y tienen ante todo el propósito de sernos útiles, de instrumentalizarlos para poder alcanzar otros fines, y que en muchas ocasiones están desconectados con lo que realmente está pasando en el mundo.
En ese movimiento por el mundo, podemos encontrarnos con una dificultad. Eso implica que mi modelo del mundo no está funcionando en ese caso en concreto. Los juicios que estoy proyectando, no me están siendo útiles para obtener aquello que quiero recibir de devolución por parte del mundo, y comienzo hacer un análisis de causa-efecto; es decir, localizar la «gran causa que provoca esa situación», y una vez «identificada» galopar rápidamente a la situación.
Tenemos mucho entrenamiento en identificar «causas» y establecer conexiones entre cosas que posiblemente no la tienen; pero nos resulta reconfortante encontrar «la gran causa», para correr en prescribir la «solución».
Entre una «causa» y un «efecto» hay siempre un proceso, y por lo general aquello que emerge como dificultad, forma parte de ese proceso y no tanto de una unica causa a la que atribuirla. Por lo tanto una investigación superficial de la cosa, conduce a aplicar soluciones simplistas y muy poco útiles. 
Hemos crecido en una presión por «saber» el origen de las cosas, de sus causas, y la falta de conocimiento está penalizada. En esa presión puedo atribuir la causa de una dificultad a cualquier cosa que pase en ese momento por mi vida, y que coincida con mi modelo del mundo. Puedo atribuir la causa de un accidente de circulación a que ese día «a los sagitarios se les tenía prescrito no conducir ante el riesgo de accidentes», y como solución poder adoptar el «leer primero el horóscopo del día antes de ponerme a conducir».
Pensar de una forma más sistemática, completa en las cosas nos ayuda a indentificar que en el accidente de circulación hubo muchas cosas involucradas desde el cómo yo entré dentro del coche, en la propia experiencia del conducir, cómo estaba gestionando el conducir y qué cosas fueron agregándose para que desembocaron en el accidente (y de esto el horóscopo no decia nada).
Deja tu comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Consultas Adaptadas a Cualquier Economia

CONTACTA AHORA