Balones Fuera

Me resulta muy descriptiva la situación que aquí se recoge, en la que se llama a una señora y mientras las cosas le son beneficiosas, favorables y responden a lo que «ella quiere creer y escuchar» se presta a otorgar su consentimiento a todo lo que se le pide y asume una historia en la que ella participa de forma activa y entusiasta de una mentira , y justo cuando es informada de que la decisión que acaba de adoptar conlleva el asumir unas responsabilidades que ya no son beneficiosas, y que efectivamente no se le habian explicitado, aunque ella tampoco había tomado precaución alguna, entonces adopta el papel de víctima y se revuelve llegando incluso a la amenaza.

A esta señora en efecto, no se le informa de las «caries que tendría que asumir al aceptar comer el caramelo que se le ofrecía», aunque no hay que olvidar, que ella desde el primer momento sin precaución alguna entra en el juego planteado, y llega a mentir directamente ayudando a manipular toda la situación.

Para atender y hacer una evaluación lo más cercana a algo objetivo donde estuviese el «todo» contemplado, hay que escuchar todo el audio y no sólo quedarnos con el trozo que a nosotros pueda encajarnos para defender nuestra teoría. Se puede denunciar que a esta señora que se le ha estafado y engañado, y haciendo los recortes precisos, estaría más que justificado y argumentado, aunque cuando estos recortes se vuelven a colocar en el todo, la cosa cambia sensiblemente.

Esto es un ejemplo de lo que constantemente hacemos para justicar decisiones equivocadas en nuestra vida, manipulaciones de los medios de comunicación, también de quienes nos rodean para que suscribamos su versión de los hechos que nos quieren vender; y no es algo aparentemente trivial y divertido como quiere dársele en el programa de radio, va mucho más allá y tiene implicaciones sociales importantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Consultas Adaptadas a Cualquier Economia

CONTACTA AHORA