Presión de decisiones

Un caballero perteneciente a la mesa redonda del Rey Arturo, al regreso de un de un dia de caza en un estado de excitación elevado, abusó y violó de una joven con la que se encontró en el camino; quedando su suerte entonces en manos de la Reina y sus damas a las que el Rey derivó el caso.

La Reina comentó al caballero que podría elegir entre morir o liberarse de la pena si en un año y un día llegaba a conocer qué era lo que todas las mujeres ansiaban por encima de cualquier cosa.El caballero optó por esto último.

Pasados el año y el día establecidos el caballero no disponía de la respuesta exigida y de camino al castillo de la Reina, se encontró una bruja con un aspecto de lo más lamentable fisicamente que podais imaginar y le comentó que ese camino no tenía salida. El caballero a su vez informó de el motivo de su visita a la Reina, y la bruja le dijo que ella conocía la respuesta a la pregunta, pero que a cambio si se la daba él se comprometía a hacer lo que ella le pidiese si estaba dentro de sus posibilidades…el caballero aceptó.

El caballero le ofreció la respuesta a la Reina, ésta quedó complacida con la misma y lo liberó de la muerte; pero la bruja le exigió que una vez ella había cumplido con su parte, él debía de asumir la suya y le pedía que se casase con ella.

El día de la boda al notar la bruja el rechazo que en el caballero producía la imagen de ella, le comentó al caballero que tenía dos opciones o aceptarla tal cual era y con ello sería una esposa fiel y honrada; o bien se podría convertir en una joven hermosa y deseada, pero le sería infiel todo el matrimonio. El caballero no optó por nada, y la bruja se convirtió en una joven hermosa y fiel.

Valga este relato de forma metafórica para entender que en algunas ocasiones, no tenemos que presionarnos para optar por algo, que a veces no hay que decidir, y que la decisión es no decidir.

Constantemente no hacemos sino que de forma consciente o inconsciente tomar decisiones. Si lees o no este blog, si continuas leyéndolo, si te haces seguidor o seguidora del blog, que harás cuando finalices de leerlo…con lo cual de forma indirecta nos entrenamos para ello; y así ante cualquier acontecimiento y con tanto entrenamiento previo es como si nos «presionáramos» para «tener que tomar un posicionamiento o una decisión».

A menudo desconocemos cual puede ser la opción más útil, o hacia donde movernos, y en ocasiones no hay necesidad de que nosotros induzcamos níngún tipo de movimiento, ya que hay cosas que siempre operan al margen nuestro.

Deja tu comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Consultas Adaptadas a Cualquier Economia

CONTACTA AHORA