Modelar el mundo, modelar mi experiencia

Los seres humanos llegamos al mundo con muy poco conocimiento imbricado de cómo es el mundo, y cómo hemos de funcionar dentro de él. Hemos de investigar el mundo para llegar a construir un saber de él, y poder después hacer cosas en el mundo con el fin de cubrir nuestras necesidades.

En todo este proceso de construcción a la vez, vamos confiriéndole, dotando al mundo de un sentido. Así todos formamos nuestro particular “modelo del mundo”, que nunca llega a ser el mundo en sí, sino una representación de lo que para nosotros es el mundo.

Así las explicaciones de cómo es el mundo lo hacemos desde nuestra subjetividad, desde nuestro modelo…y así a su vez vamos creando otros modelos formales que explican el mundo: la física, la química, la biología…la ciencia sería el modelo desde el que se crean otros. Aunque también una teoría religiosa respondería a un modelo de “cómo es el mundo”, la diferencia es que unas están basadas en los “hechos del mundo” -ciencia- , y la otra en las “interpretaciones del mundo”

Cualquier modelo del mundo, siempre será limitado ya que no existe ningún saber universal. Tendrá sus limites, y en base a identificarlos se va desarrollando. Es lo que ocurre con la ciencia y que identifica constantemente los límites de sus modelos, los ajusta y se desarrolla. Esto mismo lo podemos también aplicar a las personas, con nuestras propias experiencias vitales.

Cuanto más cercano y certero sea nuestro modelo, al funcionamiento del mundo real, más efectivo será; y para poder acercarlo, de lo que nos debemos de alejar son de las teorías acerca de cómo es el mundo, y atender a lo que “realmente está ocurriendo en él”. Esto es el “modelado”

Se toma a una persona en su unicidad, y se explora el contenido de su modelo; que como tal tendrá una serie de cosas útiles y otras que no lo serán tanto; es decir, los limites de su modelo. Las teorías se ocupan de cómo las personas en general funcionan, mientras que el modelado se ocupa de investigar cómo esa persona está siendo y haciendo en el mundo, y qué sentido le esta dando; es decir, cómo la persona está respondiendo al mundo.

Así, con una metodología de modelado lo que ponemos a disposición de las personas, es de una serie de habilidades a partir de modelos formales, con los que identificar las cosas que quieren mejorar y el cómo hacerlo; pero no respondiendo a un modelo formal de lo que “debería hacer”, sino desde la investigación de su propio modelo.

Deja tu comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Consultas Adaptadas a Cualquier Economia

CONTACTA AHORA