A Posteriori: Recolocar

Constantemente vamos por el mundo “lanzando información” acerca de lo que esperamos que en el mundo suceda o no. Si lo que recibo en el mundo coincide con mis expectativas continuo mi camino y no le doy más relevancia; ahora bien, si lo que recibo no coincide se produce lo que podríamos denominar “descoloques»

Estos descoloques pueden ser negativos o positivos. Un descoloque puede ser la noticia que un familiar se ha involucrado en un accidente de tráfico –eso es algo que no esperaba- o también puede serlo una fiesta sorpresa. El contenido de la información y como yo lo estoy viviendo es lo que oscilará entre negativo o positivo en términos de extremos.

Cuando «entramos» en una experiencia la forma en que la viva estará muy influenciada por la forma en la que entro, es decir: «Coloque» , y e tanto que  proceso habrá un espacio  dedicado «a posteriori», el «Recoloque». Si yo cruzo una calle y estoy a punto de ser atropellado por un coche, hay una parte de cómo yo entro a cruzar la calle, el estado anímico, donde estaba mi atención, mis pensamientos, la forma en la que caminaba … en la que «entro» en el descoloque -propiamente dicho- donde gestiono el esquivar el atropello y una vez acaecido  todo este asunto quizás el máximo de reflexión que le dedico es «ufff…menos mal que me he librado»…lo despacho, y lo cierro, dejándolo a su suerte como si tuviese vida al margen mio.

Y esta es la cuestión: el poco tiempo, espacio y reflexión dedicados a los descoloques que gestionamos de forma negativa para aprender de los mismos o bien a los positivos para, ¿porque no?, desarrollarlos y disfrutarlos aún más.Porque sea lo que sea que haya sucedido, lo relevante es la interpretación que a posteriori hago y la significación, la forma en el que lo estoy organizado.

Nos quedamos bastante «paralizados» y «fijados» entorno a los descoloques vividos, sin avanzar en ellos y verificar qué aprendizaje de ellos hemos hecho y los hemos recolocado; porque es ahi donde hacemos el aprendizaje. Si yo cuando soy niño vivo muchos «descoloques» en torno a la relación con los otros, es muy fácil que parte de mi recoloque es pensar «que los demás son peligrosos y he de protegerme de ellos»; si las primeras experiencias laborales no resultaron demasiado exitosas, es fácil que uno de los recoloques es pensar que «profesionalmente no llegaré nunca a nada significativo» con lo que cuanto más prentendo alejarme de un lugar, indirectamente más me estaré acercando a él.

Es conveniente revisar el contenido del aprendizaje que hemos hecho en forma de ideas, creencias, saberes…y si resulta que no me están siendo útiles la forma en la que puedo revisarlos y actualizarlos a la persona que soy hoy, para responder de una forma «activa en el mundo» y no como en muchas ocasiones de forma «reactiva al mundo», porque ésta ha sido la que he aprendido y a base de repetirla me he convertido en un especialista.

Deja tu comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Consultas Adaptadas a Cualquier Economia

CONTACTA AHORA