Riqueza

Escuchaba esta mañana a un grupo de auto denominados «expertos» interrogarse acerca de la razón por la que las economías en Europa iban a tener un crecimiento sensiblemente inferior, o incluso recesión, frente a la de otros paises en otros continentes que estaban en niveles de crecimiento muy superiores.

Dejando al margen el valor subjetivo de la riqueza, en la que cada persona se relacionará con ella de una forma, o si los modelos que actualmente manejamos son los más acertados o no para medirla, entiendo que hay un asunto de fondo relacionado con esto.

En los paises avanzados, y donde disfrutamos de un bienestar (por muy pocas personas valorado), de encontrarnos con evidencias de ese bienestar un día tras otro, al final llegamos a percibir una idea del mundo muy poco certera. Vamos al frigorífico, y vemos alimentos, abrigos un grifo del que sale agua, nos duchamos con agua caliente, dormimos en camas cómodas y protegidos, vamos a un supermercado y allí está todo lo que necesitamos, dispuesto para nosotros, «la riqueza esta ahí, sólo hace falta salir a su encuentro».

Si volvemos al ejemplo del supermercado, los filetes de ternera que me encuentro dentro de una bandeja, no están ahí, y han llegado ahí, no porque el mundo ha proveído de forma magnánima, mas bien, es el producto final de un proceso de inter acción de muchos agentes y trabajo, que a lo largo de la secuencia han ido generando «riqueza»

Socialmente se ha distorsionado la comprensión del mundo, y se reclama «un reparto igualitario de la riqueza», claro, ¿quien se va a oponer a tan maravillosa idea? La cuestión es que la riqueza no es algo objetivo, no es una piedra que me encuentro nada más salir a la calle en según que lugares, no es algo que forma «parte del mundo» Entonces, ¿cómo creamos riqueza y quien crea esa riqueza?

¿Cómo?, con trabajo, ¿quienes?, los que operativizan eso que llamamos trabajo. Y esto, es un patrón, que constantemente noto que se olvida. En Europa le dedicamos más tiempo a exigirle al mundo que nos siga ofreciendo todo aquello de lo que disfruto, que trabajar para conseguirlo. La riqueza no está ahí, como algo objetivo, tenemos que crear las condiciones más idoneas para generarla, y éstas siempre llevarán un coste personal aparejado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Consultas Adaptadas a Cualquier Economia

CONTACTA AHORA