Posicionamientos

Cuando tenía 26 años comencé un proceso de Terapia Racional Conductista que me ha sido muy útil a lo largo de mi vida. Con el tiempo y posterior formación y práctica sobre todo con DBM aprendí también los huecos que esta terapia había dejado sin cubrir así como los puntos débiles a la hora de su aplicación.

Han pasado casi veinte años de aquello, y una de las cosas que aprendí y me entrené es que cada uno en base a nuestra experiencial vital vamos haciéndonos una serie de juicios acerca del mundo. Estos juicios están basados en nuestro origen, educación, cultura….y los mismos nunca llegan a ser completos y sirven para cualquier contexto, ya que tendrán igualmente sus fortalezas y debilidades.

Una fuente de estos juicios suelen ser medios de comunicación, autoridades especialistas, a las que nosotros dotamos de autoridad y les concedemos credibilidad. Así vamos generando unos sesgos para conceder más autoridad a cosas que a priori encajan con lo que nosotros hemos predispuesto, o estamos más dispuestos a «encajar». Y esto último «no es malo en sí», ya que mantener una posición sobre algo nos puede reportar seguridad, lo que sí puede ser contraproducente es pensar que «eso que estoy manteniendo es la verdad revelada»

En estos días con una persona, sentí que «me reprochaba» mi actitud «sesgada a mantener ciertos posicionamientos debido a las fuentes que estaba utilizando», contraponiendo «sus posicionamientos» que yo sentí que me eran presentados como «ejemplos de equanimidad y verdad» Quizás no fué esa la intención original, aunque yo lo experimenté como tal.

Cualquier posicionamiento va a estar «viciado» por nuestros sesgos a atender lo que ya he priorizado en la búsqueda. Si ahora recupero la posición que yo mantenía en según qué temas en según que epocas de mi vida, poco tienen en común, y precisamente, para mí eso es evolución. El no quedarme de una forma «dogmática», atrapado en una comprensión, y flexiblemente ir abriéndome a nuevas comprensiones, aunque eso no significa que «todo en todo momento hallamos de estar cuestionándolo»

También podría encajar aquí la cuestión de cuanto siento de minoritario o mayoritario en mi «posicionamiento» y del contexto donde el mismo se va a expresar. Lo que sí también puedo apreciar es que durante mi vida el que he mantenido no ha contado precisamente con el apoyo «mayoritario» y en ocasiones he utilizado para colocarme en una posición que puede significar como «un paso atrás de los otros», «como distanciado de los otros» experimentando una sensación de «raro».

Es ahí, en esa posición, donde me coloco en una situación de presión hacia mi persona muy poco útil, ya que lo que ahí no estoy incluyendo son todas las cosas que sí comparto con mis congéneres, cómo si yo mantuviese una posición y «todos los demas otra», cuando con mucha probabilidad habrá muchas personas que sí la compartan.

A una pregunta a un diputado de porqué no había presentado en el Congreso alguna iniciativa personal, comentó que ¿para qué?, en un partido alguien piensa por tí, y tú lo único que tienes que hacer es ser «buen militante» y limitarte a seguir la corriente. Desde luego eso contribuye y mucho a cubrir sus necesidades económicas, ¿su desarrollo personal?, pues depende en qué medida el valore este tipo de cuestiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Consultas Adaptadas a Cualquier Economia

CONTACTA AHORA