Musica y Letra

Mi acercamiento al mundo de la terapia fue a través de una que personalmente seguí, hace ya de esto algunos años. La terapia podría encajar dentro de las denominadas “conductistas” y entre otros elementos, comencé a sensibilizarme con el lenguaje y el mensaje que a través de él se transmitía. El modelo del mundo que comunicamos a través de novelas, medios de comunicación, música…
Hace unos días unos compañeros y amigos me comentaron que habían asistido a un concierto de música ofrecido por un canta autor bastante popular. Antes de comenzar la terapia personal a la que he aludido, también formaba parte de mis preferencias musicales. Hoy las cosas considero que están  más equilibradas, en base a detectar lo que considero poco útil transmitido en las letras que funcionan en la música popular:
“Cada clavo que arranco a la cruz donde estoy…”. “madrugadas sombrías, infinito el dolor que dejó la agonía del que nunca me amó…”, “te vas porque yo quiero que te vayas, a la hora que yo decidas tu regresas, yo sé que mi cariño te hace falta porque quieras o no yo soy tu dueño…”
Esto que aquí recojo es un ejemplo de la construcción de metáforas o de descripciones directas de conductas recogidas en tan sólo dos canciones, y que cada uno, individualmente, podemos atender a notar, apreciar hasta qué punto nos resultan útiles de mantener, y el efecto que mantienen en mi relación con el mundo.
Comentando más tarde con una de estas amigas, este aspecto del lenguaje en las canciones y explorando el asunto, nos dimos cuenta de que este canta autor pertenecía más al recuerdo de cómo en un momento en nuestra vida conferíamos significado a lo que escuchábamos y que encajaba con el modelo del mundo que por entonces manteníamos; más que a cómo puede encajar esa misma letra en nuestro modelo del mundo actual.
Para sensibilizarse, por ejemplo, con el tema del uso de metáforas y el cómo están funcionando en nuestra vida, no es necesario hacer ningún tipo de terapia. Simplemente es identificar que existe esa forma de comunicación, identificarlas en nuestra cotidianidad y explorarlas desde su utilidad, y los límites que también representan. Entiendo que merece la pena el ejercicio, porque es otra forma de descubrir el cómo yo doy sentido al mundo en el que vivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Consultas Adaptadas a Cualquier Economia

CONTACTA AHORA